Cenas rodeadas de una decoración excepcional

Hay cenas y cenas. No es lo mismo cenar en un restaurante convencional que hacerlo en uno que tenga una decoración cuidada. Y es que en este último caso parece que hasta la comida sabe mejor.

Para mí es fundamental la decoración en un restaurante porque le suma magia y elegancia a la cena, hace que sea especial y que puedas apreciarla mejor.

Eso fue justo lo que me pasó en un restaurante Sevilla al que acudí por casualidad. Estaba tan emocionado con la decoración que verdaderamente me sentí como en una nube de buen gusto. No me extrañó que en la mesa de al lado un chico le pidiera la mano a su novia porque realmente no había restaurante mejor que ese para hacerlo. Yo en su lugar, también lo hubiera elegido.

De hecho, considero que la decoración debía ser algo que se puntuara en las guías gastronómicas. No tengo nada en contra de los restaurantes de barrio, pero si estamos evaluando a los mejores establecimientos ¿qué mínimo que se hayan preocupado por cuidar su decoración? Creo que hoy en día esto es un must y no un valor añadido. ¿Qué pensáis vosotros?

Esta entrada fue publicada en junio 28, 2017. Añadir a marcadores el enlace permanente.